Pool Bancario ¿Qué es y por qué es tan importante para la empresa?#PAGARED

pagared
Comentarios desactivados en Pool Bancario ¿Qué es y por qué es tan importante para la empresa?#PAGARED

El concepto hasta ahora conocido como pool bancario relacionado con las diferentes fuentes de financiación externas con las que cuenta una empresa está ampliando su rango de alcance y transformándose en pool financiero.

Cada vez son más los negocios que confían en las empresas fintech para financiar sus operaciones de circulante relacionadas con líneas de factoring, financiación a proveedores (confirming), descuentos de pagarés o préstamos a corto/medio plazo (Crowdlending), por lo que el término pool bancario se convierte en insuficiente.

¿Qué es el pool bancario y por qué representa una piedra angular en la empresa?

El pool bancario es un documento que ofrece información acerca del endeudamiento que posee la empresa con fuentes de financiación externas, en este caso bancos. Si queremos conocer todas las fuentes de liquidez de las que se nutre la compañía debemos hablar de pool financiero.

Resulta de especial relevancia que la empresa analice y actualice este documento de forma periódica ya que tiene fundamentalmente dos misiones. La primera es ayudar a la empresa en su toma de decisiones sobre cómo se encuentra su ratio de endeudamiento externo para que así pueda realizar los ajustes necesarios y no comprometer su actividad. La segunda es informar a todas aquellas entidades o empresas a las que la empresa solicite financiación ofreciéndoles una radiografía de su estado actual.

¿Pool bancario y CIRBE son los mismo?

Llegados a este punto podemos pensar que la información que ofrece el documento de pool bancario es idéntica a la que proporciona la CIRBE (Central de Información de Riesgos del Banco de España), pero a pesar de que sus importes deben de parecerse no tiene por qué coincidir.

Recordemos que la CIRBE discrimina información, es decir, en la base de datos del Banco de España no figurarán todos aquellos riesgos contraídos por la empresa que se encuentren por debajo de los 6.000€ si la entidad está en España o de los 60.000€ si la entidad está en territorio extranjero. Además los no residentes no tienen obligación de declarar si sus riesgos están por debajo de los 300.000€.

Por otra parte las operaciones financieras contraídas con empresas fintech como el anticipo de facturas, operaciones de confirming o descuento de pagarés no consumen CIRBE.

Quiere esto decir que la información de la CIRBE es real pero incompleta por lo que el pool bancario o financiero será un excelente complemento mostrando todos los riesgos contraídos por la empresa independientemente del importe que tengan, de su nacionalidad o de si han sido contraídas por una entidad bancaria o empresa fintech.

De esta forma la toma de decisiones será mucho más precisa ya que se conoce toda la información relativa a los riesgos de la compañía.

¿Qué información debe de incluirse dentro de las tablas del pool bancario?

Existen una serie de datos básicos que necesitamos para completar las tablas del documento:

  • Nombre de las entidades con las que tenemos contratados los riesgos.
  • Tipo de riesgo contratado (crédito, aval, leasing, confirming, hipoteca…)
  • Importe inicial de los riesgos vigentes:
    • Financiación a corto plazo: importe total, dispuesto y disponible.
    • Financiación a largo plazo: capital inicial, capital pendiente en la actualidad, e importe de las amortizaciones periódicas (cuotas), indicando la periodicidad que se pagan.
  • Importe pendiente de los riesgos, es decir, lo que queda por liquidar.
  • Fecha de inicio del producto.
  • Fecha de vencimiento del producto.
  • Garantías vinculadas a los riesgos.

El Pool bancario y financiero permite a la empresa darse cuenta de la importancia que tiene diversificar sus fuentes de financiación externas y no depender de un único proveedor. España sigue siendo conservadora y todavía un porcentaje alto de empresas confían el grueso de su financiación a los bancos aunque la tendencia cada vez apuesta más por las nuevas tecnologías, la rapidez y flexibilidad que ofrecen las fintech. En países como Reino Unido o EEUU la financiación bancaria supone un 44% y un 12% respectivamente.