Errores que se cometen al darse de alta como autónomo 21/02/2018 # DESCUENTO DE PAGARES

pagared
Comentarios desactivados en Errores que se cometen al darse de alta como autónomo 21/02/2018 # DESCUENTO DE PAGARES

Errores que se cometen al darse de alta como autónomo

1. Tramitar primero el alta en Hacienda

Hasta hace relativamente poco, la Seguridad Social pillaba los datos de Hacienda para formalizar el trámite de darse de alta como autónomo. Sin embargo, recientemente las normas del juego han cambiado.  Tienes que tramitar tu alta como autónomo en la Seguridad Social en primer lugaro, como máximo, gestionar el alta en ambos organismos en el mismo día.

Deberías darte de alta en la Seguridad Social antes, o el mismo día en que tu alta en Hacienda

Recuerda que debes darte de alta en el RETA en el periodo que va desde los 60 días inmediatamente anteriores, incluyendo el mismo día de tu registro en el IAE de Hacienda.

En febrero de 2018, a pesar del cambio de normativa, el sistema de la Seguridad Social

2. No capitalizar el paro antes de darse de alta como autónomo

Si pretendes iniciar un proyecto de negocio por cuenta propia, cabe la posibilidad de solicitar el pago único del desempleo ANTES de tramitar el alta autónomo. Así cuentas con algo de pasta para financiar los costes de arranque en tu empresa. Si quieres saber más al respecto, pásate por el artículo que voy a dejar ahí debajo. Ahí te explico en concreto cómo funciona la capitalización del paro en el plano del autónomo.

Cuentas con 10 días para decidirte entre si optas por el derecho al paro generado por tu anterior trabajo o por el último, así que debes darte prisa en barajar tus opciones.

 

3. Cursar el alta en Hacienda pero olvidar gestionar el alta autónomo en el RETA

No sabéis lo común que es este tipo de confusión en el alta autónomo. Muchas personas llevan a cabo el registro en Hacienda pero desconocen la necesidad de darse de alta como autónomo también en la Seguridad Social. También es común no saber de la urgencia de llevarlo a cabo en un período de tiempo concreto.  Dejar pasar el tiempo como si nada nos puede salir caro, amigos. LITERALMENTE.

Si, por ejemplo, cursas el alta en Hacienda a fecha de 1 de julio y esperas hasta el 15 de agosto para gestionar el alta autónomo en la Seguridad Social, teniendo en cuenta que este trámite no puede realizarse con carácter retroactivo, ocurriría lo siguiente: Tramitas tu alta autónomo en la Seguridad Social el supuesto 15 de agosto, reflejando a fecha de 1 de julio el inicio de tu actividad, tal como figura en la base de datos de Hacienda.

Esto implica un mes de retraso en la gestión del alta autónomo en el RETA, por lo que te cobrarían las cuotas atrasadas (una en este caso, mes de julio) más la del mes corriente (agosto en este ejemplo). Lo peor no es que te pasen las cuotas con carácter retroactivo y la actual, sino que al importe total, incluyendo en el montante la cuota del mes vigente, se le agrega un recargo  del 20% por demora. Para más inri, resulta que perderías el derecho a bonificaciones y/o reducción en tu cuota de autónomo por esto.

Gestionar sólo el alta en Hacienda es correcto en caso de actividad esporádica

Cabe la posibilidad de que la Seguridad Social no te sancione si determina que no has desarrollado actividad por tu cuenta en ese tiempo, pero sí es más que probable. De hecho mucha gente se da de alta en el censo de empresarios de Hacienda simplemente para llevar a cabo actividad puntual y poder facturar por un trabajo esporádico. En ese caso no sería necesario tramitar el alta autónomo.

Sin embargo, el problema viene si tanto la Agencia Tributaria como la Seguridad Social observa que, habiendo estado únicamente de alta en Hacienda,  en adelante o poco tiempo después comenzaste a desarrollar actividad de forma continua facturando sin tener en regla tu alta autónomo. En resumen, si el organismo en cuestión estima que dicha actividad es tu medio de vida y no estás cotizando como trabajador por cuenta propia, puedes tener movidas.

4. ¿Hasta qué edad se puede cambiar la base de cotización de autónomos?

Cuidadín. Optar por la base de cotización mínima para reducir el importe de la cuota de autónomo teniendo más de 47 años puede ser un gran error. Si no puedes permitirte o no te interesa pensar en tu futura jubilación, o bien ya tienes las espaldas cubiertas por un seguro privado, bien. Sin embargo, ten en cuenta que, a partir de esta edad, debes contar con una base de cotización superior a 1.889 euros o no te será posible efectuar modificaciones en la misma por encima de 1964,7 euros.

La medida entró en vigor en 2016. Se pretende evitar así que los autónomos que hayan cotizado por la base mínima durante toda su carrera laboral utilicen este mecanismo para incrementar su jubilación en los últimos años de actividad.

5. No aplicar bonificaciones en el momento de registro del alta autónomo

Esto es súper importante. : LAS BONIFICACIONES O DESCUENTOS EN LA CUOTA SE SOLICITAN AL TRAMITAR EL ALTA AUTÓNOMO, NO DESPUÉS.

Estudia las alternativas disponibles en cuanto a bonificaciones aplicables a la situación de uno antes de darse de alta como autónomo es lo ideal. ¿Por qué? Primero, normalmente cuando solicitas una bonificación pierdes el derecho a disfrutar de cualquier otra en el futuro. Segundo, quizás te decantas por un tipo descuento sin conocer cuál es la que mejor se ajusta a tus características y la que repercutiría en mayor beneficio para tu actividad. Tercero, último y lo más importante: una vez se tramite el alta autónomo y seas oficialmente un trabajador por cuenta propia, ya no podrás aplicar ninguna bonificación.

6. Darse de alta como autónomo en epígrafes que no corresponden

Debes seleccionar los epígrafes del IAE y el CNAE que correspondan a tu actividad, ya que de otra forma te puedes llevar alguna sorpresa si la institución en cuestión estima que le estás dando gato por liebre. Ten en cuenta que podrás seleccionar uno o más epígrafes, sin límite ni coste adicional. No es cuestión de volverse loqui tampoco, sino de elegir la combinación de ellos que mejor describa finalmente la naturaleza de tu actividad.

7. No reflejar tu vivienda en el registro de Hacienda si trabajas desde casa

Si eres freelance y desarrollas tu actividad desde casa, a la hora de rellenar los modelos 036 o 037 debes reflejar los metros cuadrados de tu vivienda que dedicas a tu profesión. De esa forma podrás deducirte el porcentaje de IVA correspondiente de los gastos totales en tu hogar. No olvides que las facturas y el alquiler deben estar a tu nombre para que los gastos de suministros sean deducibles.

8. No cotizar por contingencias profesionales

 Cotizar por contingencias comunes es obligatorio, a no ser que estés en régimen de pluriactividad. Sin embargo, las contingencias profesionales deben estar cubiertas si pretendes solicitar en algún momento el paro como autónomo una vez curses el cese de tu actividad.

Es decir, a la hora de tramitar tu alta autónomo, debes tener en cuenta que en caso de baja no estarás cubierto ni recibirías el paro si no cotizas por contingencias profesionales. Que si no te interesa, ok, pero mucha gente actúa desde el desconocimiento y luego espera prestaciones a las que no tiene derecho.

9. Elegir mutua a lo loco tras tu alta autónomo

Trabajar con una mutua por motivos que no sean prestaciones o cercanía (en términos de respuesta, no necesariamente de presencia física) es una mala decisiónLas ofertas y esos rollos deberías dejarlas en un segundo plano. Luego tu yo autónomo del futuro se lo agradecerá a tu sensato yo del pasado.

10. Realizar compras intracomunitarias sin coscarse de lo que hay que hacer

Llevar a cabo compras y/o ventas intracomunutarias, sin estar dados de alta en el ROIpreviamente, a menudo por desconocer que el país de hecho es intracomunitario o que simplemente es obligatorio estar dado de alta en el Registro de Operadores Intracomunitarios.

¿Qué es esto del ROI? Se trata de un sistema específico de IVA al que están sujetas las operaciones de compra y venta de productos y servicios entre diferentes empresas de distintos países europeos. A tener en cuenta:

  • Este tipo de operación entre empresas que conllevan la exportación o venta de bienes o mercancías,cuando se efectúan desde España a otros países de la UE, están exentas de IVA, por lo que no hace falta que reflejes ningún IVA en la factura.
  • La prestación de servicios o venta de productos a clientes de otros países de la UE tampoco está sujeta al IVA al no localizarse en el territorio de aplicación del impuesto, ergo de nuevo no hay que reflejarlo en la factura.
  • La compra de bienesa empresas de otros países de la UE (también si se trata de un servicio y no de mercancía) sí que está sujeta al IVA. Se ejecuta  mediante un mecanismo  de “autoliquidación” contabilizando la operación intracomunitaria como mayor IVA soportado e IVA repercutido.
  • En el caso de que la venta sea a particulares que sean consumidores finales la venta tributa en el país de origen, por lo tanto,  tendrás que tener en cuenta el IVA correspondiente a la hora de facturar.

10 + 1. Comprar material deducible antes del alta en Hacienda

Lo que es deducible y no depende de tu actividad. No todo es deducible aunque a ti te parezca obvio que sean gastos derivados de tu profesión. De cualquier forma, antes de repercutir en cualquier tipo de inversión relacionada con el desarrollo de tu trabajo como autónomo, espera a haber tramitado el alta en Hacienda para que no tengas ningún problema a la hora de deducir el IVA, ni Hacienda te sancione por saltarte un requisito administrativo formal.