COVID-19 Y LAS INVERSIONES . #PAGARED

pagared
Comentarios desactivados en COVID-19 Y LAS INVERSIONES . #PAGARED

En la situación actual, como inversor tenemos que tomar decisiones. Podemos escondernos bajo una piedra, intentar comprar barato… o hacer algo que además de rentabilidad y riesgo bajo sea útil para la sociedad en estos momentos. En esta nota exponemos una acción posible y las razones en las que se apoya.

 

Estamos asistiendo estos días a un fenómeno que parece sacado de una novela de ciencia ficción. Probablemente ningún analista económico, sociólogo o estratega político contemplaban entre los riesgos posibles de nuestro entorno que una pandemia viniera a poner en jaque nuestra sociedad de la forma que lo ha hecho el Covid-19.

La primera consideración tenemos hacerla obligadamente respecto a su grave impacto humano, traducido en miles de fallecidos y cientos de miles de personas afectadas, a las que desde aquí deseamos una rápida y completa recuperación.  Resulta difícil abordar cualquier otra consideración del problema ante la magnitud de la tragedia humana, pero tenemos que hacerlo.

Y es que, además de la salud, la economía rige nuestras vidas.  Y el impacto del Covid-19 sobre la economía es enorme. En economía existe la teoría del Cisne Negro (Black Swan) que se refiere a sucesos inesperados por su extrema improbabilidad y con consecuencias de gran magnitud.  Pues bien, estamos ante uno de esos fenómenos, que seguramente cambiará la interpretación de los riesgos de nuestra sociedad en el futuro.

Podemos centrarnos en los impactos actuales y los datos económicos más calientes: empleos en riesgo (los datos de Marzo publicados hoy son escalofriantes), empresas al borde del cierre, con previsiones muy negativas, o bien tomar un poco de perspectiva respecto a la situación actual comparada con otras crisis económicas ya conocidas.

Tomando distancia,  como uno va teniendo años, recuerda haber vivido la crisis de los 70  (llamada ‘la del petróleo’), como la más grave de la economía mundial desde la crisis del 29 y tardó más de una década en ser superada.  Posteriormente viví la crisis de los 90, dura pero de menor intensidad, como otras posteriores,  y ya más recientemente la crisis de 2008, también titulada como la más grave desde la del 29.  Por hablar de la más reciente, la crisis de 2008 supuso en España una caída del PIB del 8.8% entre los 2009 a 2013, y esta caída se recuperó en los siguientes tres años entre 2014 y 2016.  Sin duda dejó huella, pero la crisis ‘mas grave desde 1929’ se recuperó nominalmente en tres años.

Las crisis económicas son algo que se produce periódicamente, pero los periodos de recuperación cada vez son más breves, entre otras razones porque las economías cuentan con más recursos y más sofisticados para atender los problemas. John Keynes sentó las bases de la intervención del estado en la economía para compensar desajustes estructurales, en especial en momentos de crisis. Así se superó la crisis del 29 y desde entonces las políticas de estímulo a la economía, como líneas de liquidez para las empresas o incentivos al consumo regulados a través del déficit público, permiten recuperar la actividad y el empleo en circunstancias adversas.

Conclusión 1 – Económica: Las crisis económicas son periódicas y cada vez se superan con más rapidez.

Volviendo a la vertiente sanitaria de la situación, la humanidad ha estado expuesta desde siempre a epidemias que han causado terribles mortandades. Se recuerda ahora la denominada ‘Gripe española’, que en 1918 ocasionó en el mundo más muertos que la Primera Guerra Mundial. Aquello convulsionó a la sociedad que creía haber conseguido avances en sanidad que les protegía de epidemias como la peste o el cólera. Esta vez fue la ciencia la que progresó en el entendimiento de la enfermedad y comprendió después que la inmunización natural de los supervivientes a aquel virus -por cierto, primo hermano de éste-, fue la que puso fin a la enfermedad.   Ayer leía que los científicos habían conseguido la secuencia genética completa del virus Covid-19, haciendo en tan solo un mes un trabajo que llevaría normalmente un año.

Conclusión 2 – Sanitaria: Las crisis sanitarias hacen avanzar el conocimiento de las enfermedades y acaban eliminando o reduciendo los impactos iniciales que parecen devastadores.

En mi opinión, por este orden, la crisis sanitaria creo que quedará superada pronto. Así lo atestigua la historia y también las noticias sobre el control de la misma en China, Singapur e incluso parece que Italia. Y después, la economía volverá a la normalidad y cuanto más pronto comience, más rápida será la recuperación.

Y sobre esta idea, y con prudencia, me planteo la actividad como inversor. Yo voy a seguir apoyando a la empresas mediante PAGARED por varias razones:

  • La economía va a recuperarse con relativa rapidez. Pienso en como será el ‘día después’ y habrá sectores poco afectados o beneficiados tras la crisis, sectores bastante afectados y otros seriamente dañados. Invertiré en los primeros (ej. actividades esenciales, sanidad, tecnología,…), en los segundos si cuentan con solvencia o respaldo suficiente (ej. comercio, construcción,…) y esperaré por ahora con los terceros hasta que se despejen incógnitas sectoriales (ej. turismo).

 

  • Los apoyos a las empresas se van a desarrollar con intensidad. No somos los únicos que financiamos. En los próximos meses las empresas van a recibir financiacion, avales y otras ayudas que mejorarán su situación financiera a la vez que se normaliza la demanda.

 

  • Soy consciente del papel no principal de la financiación alternativa frente a la financiación bancaria. Si decido entrar en una empresa, quiero salir pronto por si las cosas fuesen mal: mi horizonte de inversión será de pocos meses y no superará el año, salvo en operaciones con garantía SGR o similar.

WWW.PAGARED.ES