Contrato mercantil: ¿eres un falso autónomo? 07/05/2018 DESCUENTO DE PAGARÉS #PAGARED

pagared
Comentarios desactivados en Contrato mercantil: ¿eres un falso autónomo? 07/05/2018 DESCUENTO DE PAGARÉS #PAGARED

¿Quién no ha oído hablar del contrato mercantil? A Pagared le suena bastante, sobre todo ligado a ofertas de trabajo en las que no quieren darte de alta como empleado.

Desde que se agudizó la crisis en España es uno de los tipos de contratos más habituales y que da más de un dolor de cabeza a los autónomos.

Definición de contrato mercantil

Empecemos por el principio... ¿Qué es el contrato mercantil? Es un contrato de prestación de servicios entre una empresa y una persona en la que el trabajador contratado es independiente y trabaja por cuenta propia.

No parece que haya mucha diferencia con el contrato laboral, ¿no? Pues sí que las hay:

  1. La empresa se exime de realizar cualquier pago relacionado con la Seguridad Social.
  2. No existe ninguna indemnización por la finalización del contrato.
  3. No se cotiza ni se consigue prestación por desempleo salvo que seas autónomo y pagues la prestación por cese de actividad.

Hay algunas diferencias más, pero estas son las tres principales. En general, se podría decir que la empresa se libra de pagar cualquier tipo de impuesto e indemnización y que la situación del empleado (en caso de que sea empleado habitual) es peor que la de cualquier empleado con contrato laboral.

No siempre ocurre esto, ya que en caso de que seas autónomo y tengas muchos clientes este contrato es algo normal. Sin embargo, si una empresa te contrata y lo hace bajo este contrato, estarás convirtiéndote en un falso autónomo.

El contrato mercantil para autónomos: ¿falso autónomo o no?

Saber si eres un falso autónomo es bastante fácil y te voy a poner un ejemplo para que lo veas.

Imagina que mañana te llama una empresa para contratarte. Vas a la entrevista y te dicen que para trabajar con ellos debes estar dado de alta como autónomo y que el contrato que te harán es mercantil. Hasta aquí todo podría ser correcto, sin embargo, hay un problema.

En el momento en el que tú tienes que hacer la misma jornada laboral que un trabajador con contrato laboral y en el que tienes las mismas obligaciones, este contrato ya no es tan legal. En teoría un contrato mercantil es en igualdad de condiciones, es decir, que el trabajador no trabaja por cuenta ajena sino por cuenta propia, por lo que si eres un empleado más este contrato no tiene sentido.

Para que te hagas una idea, si eres un superhéroe y trabajas ocasionalmente con los Vengadores si sería correcto tener un contrato mercantil. Tú haces tu labor allí, pero no dependes económicamente de trabajar con Hulk, Thor, Iron Man y compañía.

En definitiva, si solo trabajas para una empresa y lo haces como cualquier otro empleado, deberías tener un contrato laboral. En caso de que hagas lo mismo que el resto, no tengas más clientes, tu horario de trabajo no te lo permita y seas un empleado más, el contrato mercantil es ilegal.

Trabajadores Autónomos Económicamente Dependientes, ¿la solución?

Para subsanar este problema se creó el TAED, el contrato para Trabajadores Autónomos Económicamente Dependientes. Es un contrato al que se pueden adherir todos los autónomos que generen un 75% o más de ingresos a través de un solo cliente.

Muchos pusieron el grito en el cielo con este contrato porque parecía ser una legalización del falso autónomo. Y puede serlo en algunos casos, aunque sí que tiene algunos beneficios con respecto al contrato mercantil y el autónomo de toda la vida.

Los beneficios son los siguientes:

  1. Derecho a cobrar prestación por desempleo si el cliente incumple su parte o si se es despedido.
  2. Derecho a 18 días de vacaciones (no remuneradas).
  3. Permiso de maternidad.

Como podéis ver tampoco es que haya muchísimos beneficios. Además, si te acoges al TAED no podrás prestar tu servicio en un local propio, no podrás contratar a nadie ni podrás subcontratar parte de tu trabajo. Y sí, tendrás que seguir pagando las cuotas de autónomo y la Seguridad Social.

¿Es esta una solución adecuada para el problema del falso autónomo? Hombre, al reulación está pecando de ser algo ineficaz. Algunas empresas, sobre todo vinculadas a modelos de negocio desarrollados desde plataformas online (como Glovo o Deliveroo, que ya tienen causas abiertas con la ley por este motivo), están sacando tajada de la situación y utilizan la figura del falso autónomo para reducir costes en la contratación de empleados.

¿Cuándo se incurre en fraude a la Seguridad Social por ser falso autónomo?

La ley 20/2007, en concreto en el artículo 11.1, esclarece el concepto de autónomo dependiente, que es la figura a la que debemos acogernos cuando, como autónomos, desarrollamos nuestra actividad, principalmente, con un único cliente.

Entonces, debes tramitar tu alta como autónomo en el RETA y suscribir un contrato mercantil como TRAED o TRADE, siempre que lleves a cabo -y cito- “una actividad económica o profesional a título lucrativo y de forma habitual, personal, directa y predominante para una persona física o jurídica, denominada cliente, del que dependen económicamente por percibir de él, al menos, el 75 por ciento de sus ingresos por rendimientos de trabajo y de actividades económicas o profesionales“.

Sí podrás expedir facturas a otros clientes, pero uno de ellos será el más importante con diferencia por los ingresos que te genera respecto al total de tu facturación. Aún así, curras por tu cuenta y tu relación laboral con ese cliente no debe ser indiferenciada a la que mantiene con el resto de empleados asalariados y contratados por cuenta ajena.

Para no caer en error o en el plano de la ilegalidad, echa un ojo a esta lista. Son los derechos y obligaciones que debes cumplir como autónomo económicamente dependiente:

  • No puedes emplear a trabajadores ni subcontratar el servicio que ofreces.
  • Tienes que usar herramientas, materiales e infraestructura propias para trabajar, nada de acudir al centro de trabajo de tu cliente, ni de disponer de los recursos de su empresa.
  • Debes desarrollar tu actividad sin horario establecido e invirtiendo el tiempo que creas oportuno. Tienes derecho a organizarte como quieras y a poder conciliar tu vida laboral y familiar.
  • No se te puede asignar una retribución económica determinada habitual en concepto de nómina, sino que debes facturar de forma independiente por cada trabajo realizado.
  • El cliente principal debe solicitar lo que quiere, aportando detalles sobre el resultado esperado pero tú ostentas el poder de decisión sobre los criterios organizativos y técnicos a la hora de realizar el trabajo. Tú eliges lo que quieres hacer y cómo llevarlo a cabo.
  • Debes celebrar un contrato mercantil que especifique los términos en los que se lleva a cabo el servicio, registrado en oficina pública: condiciones de forma, tiempo y lugar de ejecución de la actividad, así como prestación por cese de actividad.
  • En cuanto al tema de las vacaciones, buenas noticias. Según el artículo 14 de la ley 20/2007, tienes derecho a vacaciones de 18 días hábiles, que se pueden incrementar en el contrato mercantil.
  • En caso de despido o incumplimiento de contrato mercantil por parte del empresario, tienes derecho a cobrar una indemnización. Si no te contempla un importe específico, la indemnización se establece en función del tiempo restante para la finalización del contrato, la gravedad de la acción, el plazo de preaviso, inversión y gastos vinculados a la actividad.

Si eres tú el que concluye el contrato mercantil incumpliendo algún aspecto, no olvides que tu cliente también puede solicitar una indemnización en caso de perjuicio a su actividad.

¿Se puede firmar un contrato mercantil sin ser autónomo?

Voy a ser claro y conciso con la respuesta: no. Si firmas un contrato de este tipo y no estás dado de alta te la estarás jugando totalmente, ya que la empresa no tiene ninguna obligación y todas las multas recaerán sobre ti.

Piensa que la empresa va a declarar pagos hacia tu nombre como gasto de contratación y que tarde o temprano acabarás llamando la atención de Hacienda o la Seguridad Social. Cualquier día acabará por llegarte una carta pidiendo los pagos atrasados, una multa o una explicación de por qué has cobrado y no has declarado nada.

Modelo de contrato mercantil

Existen tres diferentes modelos de contrato mercantil de prestación de servicios, ya que tenemos el normal, el acortado (suele servir para la mayoría de casos y es más simple) y el del TAED.

  • Modelo de contrato mercantil completo
  • Modelo contrato mercantil corto
  • Modelo de contrato mercantil para Trabajador Autónomo Económicamente Dependiente

El mundo del contrato mercantil es un mundo complicado. Como has podido ver, muchas empresas se aprovechan de este modelo para librarse de pagar la Seguridad Social y cualquier tipo de indemnización. En caso de que lo estén haciendo contigo, lo lógico sería tomar acciones legales contra la empresa y denunciar tu situación.

¿El problema? Que en cuanto denuncies serás despedido, no tendrás paro y dependerás de los ingresos que hayas obtenido antes o de encontrar un nuevo trabajo. Los procesos jurídicos son muy lentos y puedes tener muchos problemas por el camino.