Gastos deducibles autónomos: cómo ganar liquidez facturando lo mismo #PAGARED

pagared
Comentarios desactivados en Gastos deducibles autónomos: cómo ganar liquidez facturando lo mismo #PAGARED

El tema de los gastos deducibles por autónomos y aquellos gastos de un autónomo que no son susceptibles de ello, trae cola desde siempre. De hecho, recientemente ha habido movida al respecto. En concreto en relación a los gastos deducibles por autónomos que trabajan desde casa.

La Ley de Autónomos prometía que este tipo de actividad desarrollada des de el domicilio del autónomo podría desgravarse en concepto de suministros como luz, agua e internet, hasta un 30%. Al final el tema ha quedado en que los autónomos podrán deducirse en la práctica sólo hasta un 9% del gasto total. Pero bueno, eso es otro tema.
Volviendo a la raíz del tema que nos ocupa: aquí tienes los ámbitos clave en los que puedes ahorrar en gastos deducibles autónomos, incrementando en cierto margen tu liquidez.

Para seguir en la línea de lo que te comentaba antes, los autónomos que trabajan desde casa pueden deducirse parte de los gastos del hogar, como amortizaciones de la hipoteca, la comunidad, el IBI. También suministros de luz, agua e internet entre otros. Todo ello en proporción a los m2 del espacio total de tu casa que dediques a la explotación de tu actividad y a los días y horas que hayas trabajado, entre otros factores.
Plantearse transformar nuestra forma jurídica a sociedad a partir de los 40.000 euros en cifra de negocio. A nivel fiscal empieza a ser interesante a partir de ese importe aproximado pasarse de autónomo a S.L. La explicación es que, en resumen, el Impuesto de Sociedades que tendrás que hacerte cargo para ese nivel de ingresos es inferior a la franja de IRPF que te correspondería como trabajador por cuenta propia.
Si tienes pocos ingresos o estás empezando como autónomo quizás puedas plantearte darte de alta sólo en Hacienda en primer lugar, aunque te adelanto que no sería 100% legal (aunque eso es un tema que podríamos estar horas debatiendo). Tendrás las mismas obligaciones fiscales que un autónomo pero te ahorras el pago de la cuota de autónomo.

Reducir la base reguladora en la Seguridad Social para pagar menos cuota de autónomos (que también es deducible) o tramitar tu baja en periodos de poco curro. La base reguladora la puedes cambiar hasta cuatro veces al año con la nueva Ley de Autónomos y puedes darte hasta tres veces de alta y baja.
Invertir en planes de pensiones privados desgrava IRPF. Este tipo de gastos deducibles autónomos como aportaciones a seguros sociales preventivos reducen la carga sobre el Estado y es incentivado con la reducción de la base imponible general del IRPF. Para entendernos, el importe sobre el que se calculará el tipo del impuesto será menor y la cuantía a declarar, por ende, también.
Otros gastos deducibles autónomos son los seguros de salud privados. En este sentido, puedes reducir hasta 4.500 pavos la base imponible del IRPF.
Deducirte los gastos a efectos de IVA e IRPF vinculados al arranque de tu actividad. Para ello debes tramitar tu alta en Hacienda antes de desembolsar la pasta y comprar lo que sea. Para ello marca la casilla 504 cuando presentes el modelo censal 037. Luego, cuando vayas a darte de alta como autónomo, marca la 308.
¿No te han pagado facturas a tiempo? Aunque es un fastidio y te entiendo, puedes al menos recuperar el IVA de las mismas a través de la emisión de una factura rectificativa para presentarla ante la Agencia Tributaria, lo que anulará la factura original que será reemplazada por el nuevo archivo, dentro del mismo trimestre.

Gastos deducibles para autónomos en estimación directa de IRPF

Si esta es tu situación, hay una serie de gastos deducibles autónomos de los que debes tomar nota. Entre ellos podrás desgravar el IVA de gastos relacionados directamente con el desarrollo de tu actividad.

Gastos de uniforme o vestuario específico, siempre que pueda demostrarse que su uso es necesario en el desarrollo de la actividad o tenga el anagrama o logo de la empresa, por ejemplo. Por ejemplo: monos protectores, cascos, batas, etc.
Gastos vinculados a la realización de viajes de negocio y representación.
Coche y gastos del seguro. Sólo serán deducibles al 100% si tu actividad se encuadra en el sector del transporte y al 50% en otros casos, siempre que su uso relacionado con el negocio sea demostrable.
Establecimiento como centro habitual de la actividad registrado en el modelo censal de Hacienda.
El teléfono y la factura del móvil, siempre empleado en hablar, llamar y que te llamen tus clientes, proveedores y demás. Luego tendrás que poder demostrar que se trata de un gasto profesional, así que ojo con pasarse de listo.
Además de los gastos deducibles autónomos en términos fiscales, puedes contemplar varias cosillas en torno a la Seguridad Social.

Si necesitas personal y tienes algún familiar cercano, puede ser una buena opción contratarlo como autónomo colaborador. Deberás hacerte cargo del pago de su cuota, aunque la persona en cuestión será en la práctica un trabajador por cuenta ajena (más o menos). Lo que debas pagar en seguros sociales se reduce con las bonificaciones del 50% durante un año y medio y el 25% los seis meses siguientes.
También existen bonificaciones para la conciliación familiar, para casos de maternidad, paternidad o situaciones asimiladas, embarazos o riesgos durante el periodo de gestación, autónomos con familiares o personas dependientes a su cargo, etc. Además, las condiciones se han mejorado con la aplicación de la nueva Ley de Autónomo.
Si vas emprender ahora como nuevo autónomo, no has ejercido actividad por tu cuenta en los últimos 2 años o ya fuiste autónomo y la solicitaste, pero hace tres años o más que estás dado de baja en el RETA y vuelve a reemprender, ¡estás de ‘suerte’! A partir de enero de 2018 podrás solicitar la bonificación tarifa plana, que implica un descuento importante en el pago de tu cuota de autónomos. Durante el primer año, gracias a la ampliación de la tarifa plana en su primer tramo, pagarás 50 euros en lugar de los 275 de la base mínima. Luego la cuota se incrementa poco a poco. Si quieres más info, echa un ojo a este artículo.
Acceder a contratos bonificados si necesitas empleados en tu negocio también es una buena forma de ahorrar en seguros sociales. Por ejemplo, si contratas a menores de 30 años que estén registrados en la Oficina de Empleo, te bonifican el 100% de la parte de la cuota dedicada a contingencias comunes hasta 12 meses. También hay condiciones especiales para las contrataciones a mayores de 45 años, por ejemplo.
Si conversión de contratos de primer empleo joven en indefinidos, también cuenta con una bonificación de 500 euros al año durante los tres primeros años de trabajo si el empleado es un chico y 700 si es mujer.