Deducir gastos en la vivienda como autónomo en 2018 29/01/2018 #PAGARED

pagared
Comentarios desactivados en Deducir gastos en la vivienda como autónomo en 2018 29/01/2018 #PAGARED

 

Desde que la crisis llegó a España muchos profesionales han decidido reinventarse y reducir  gastos como autónomo poniendo en marcha el negocio desde el propio hogar.

Hablamos de profesionales del marketing (consultores SEO, redactores, analistas, community managers, …), arquitectos, atención telefónica, psicólogos y terapeutas, diseñadores gráficos, traductores, programadores y un largo etcétera. De hecho, el 10% de empleos en España se encuadran en la categoría de teletrabajo. 

La situación de estas personas que trabajan desde casa en torno a los gastos deducibles es realmente difusa.

Un porrón de dudas se mezclan con líneas muy borrosas entre lo que Hacienda permite y lo que no. Por este motivo, hoy voy a hablarte más sobre los gastos deducibles para autónomos que trabajan desde casa.

Enero de 2018: el Senado desestima la propuesta para mejorar las condiciones del artículo 11 de la Ley de Reformas Urgentes del Trabajo Autónomo, respecto a la deducción de gastos efectos a la vivienda de autónomos que trabajen desde casa.

Si quieres saber de qué va la película y qué gastos puedes incluir para ahorrar en el pago de tus impuestos, sigue leyendo porque es un tema bastante “rebuscado”.

¿Cuáles son los requisitos para deducir un gasto en mi vivienda habitual?

Para deducir un gasto debe cumplir los siguientes requisitos:

  1. Que el gasto esté vinculado a la actividad económica que desarrollas.
  2. Que el gasto esté justificado.
  3. Que el gasto esté registrado dentro de tu contabilidad y puedan justificarse  fehacientemente por medios telemáticos.

 

 

Volviendo al tema que nos ocupa, en un principio con estas 3 normas puede parecer simple deducir gastos al trabajar desde casa, pero ni mucho menos. Y ahora os cuento la razón.

El origen de la confusión: la sentencia de Madrid

A finales de julio del 2015, esta sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Madrid dictaminó que una autónoma podía deducirse los gastos de suministro (agua, gas, luz y teléfono) de su hogar. Ella había denunciado su situación, por la que tras realizar la declaración de la renta, se le devolvió menos cantidad de la que le correspondería, considerando que había deducido gastos de más.

A partir de esta sentencia muchos autónomos celebraron y pensaron que sería un punto de inflexión, en un momento en el que deducir gastos de suministros desarrollando actividad desde casa implicaba prácticamente hacer malabares. Parecía que la cosa se iba a ir simplificando.

El problema es que Hacienda, en posteriores inspecciones, ha vuelto a “ir en contra” de esta sentencia en otras comunidades autónomas. Lo que ocurre en Madrid no se puede generalizar a toda España y, en la mayoría de ocasiones, tendrías que entrar en un litigio largo y costoso para poder llegar a donde llegó esta autónoma.

La resolución del TEAC

A finales de septiembre de 2015 salió a la luz una resolución del TEAC (Tribunal Económico Administrativo Central) “en contra” de la postura de Hacienda. Según esta resolución, los autónomos podrán deducir gastos de suministros y otras partidas relacionadas con la vivienda que afecten a la actividad económica.

La mala noticia es que la forma de deducir estos gastos es muy difusa. Según la resolución, el criterio para deducir suministros viene dado por los días trabajados, horas, actividad y metros cuadrados que tenga la vivienda.

¿Cómo puedes demostrar las horas que has trabajado? ¿Puedes deducir más un mes que otro si tus cifras de negocio varían? Hay muchas preguntas sin resolver.

En definitiva, tras esta resolución, la cosa queda en que sigue siendo 100% legal deducir gastos de la vivienda si trabajas desde casa. Eso sí, no cantes victoria porque la historia continua.

Ley de Reformas Urgentes del Trabajo Autónomo: expectativa vs. realidad

Partimos de la entrada en vigor y publicación en el BOE  de la nueva Ley de Reformas Urgentes del Trabajo Autónomo, en concreto del artículo 11 de la misma.

Se presentan novedades en torno a la deducción de gastos de suministros para autónomos que trabajan desde casa. La movida es que al final las expectativas del cambio no coinciden del todo con la moto que se vendió en un principio.

Lo reflejado en  el mencionado artículo 11, respecto a la normativa que regularía la deducción de gastos vinculados al desarrollo de su actividad desde la vivienda habitual, no era clara.

Esto lo digo yo, pero coinciden en opinión representantes de colectivos de autónomos como el ATA, la UPTA. Incluso algunos partidos, como PSOE, se han pronunciado al respecto en el mismo sentido.

Ciudadanos presentó en su propuesta de reforma de la Ley del Trabajo Autónomo una serie de medidas para regular esta situación. El compromiso estipulado en sus contactos con las distintas organizaciones de autónomos, tal como trascendió en medios de comunicación, era establecer que como máximo los autónomos se desgravaran hasta el 30% de esos gastos.

Durante las negociaciones sobre la reforma de la ley de autónomos, todo parecía ir por buen camino. El ATA –la organización representante del colectivo más importante a nivel nacional- publicaba en junio de 2017 en un artículo denominado Aprobada por unanimidad en el Congreso una gran ley que facilita la vida a los autónomos:

Se establece un 30% de deducción de los gastos de suministros de agua, luz, electricidad y telefonía cuando el autónomo trabaja desde su casa y se establecen deducciones para la manutención afecta a la actividad de hasta 26,67 euros diarios siempre y cuando puedan comprobarse fehacientemente por medios telemáticos (48,08 euros diarios si son fuera de las fronteras españolas).

Sin embargo, la reflejado finalmente en el texto legal ha sido: “En los casos en que el contribuyente afecte parcialmente su vivienda habitual al desarrollo de la actividad económica, los gastos de suministros de dicha vivienda, tales como agua, gas, electricidad, telefonía e Internet, en el porcentaje resultante de aplicar el 30 por ciento a la proporción existente entre los metros cuadrados de la vivienda destinados a la actividad respecto a su superficie total, salvo que se pruebe un porcentaje superior o inferior“.

Esto traducido y simplificado viene a significar que, como autónomo que trabaja desde su vivienda habitual, podrás desgravar el 30% de los gastos en suministros, sobre el % de la vivienda usada como lugar de trabajoNo el 30% del total de los gastos en suministros.

Ejemplifiquemos…

María sólo podrá deducirse 41 euros de los 400 que pagará en suministros.

Según la encuesta de Presupuestos de Familiares del INE,  el gasto medio anual en los hogares de trabajadores por cuenta propia asciende a 2.973 euros. Teniendo este dato en cuenta, digamos que a María, autónoma que desarrolla trabajos desde casa,  le llega una factura de gastos en suministro que asciende a los 400 euros.

María reflejó en el modelo 036 de Hacienda que sólo dedicaría un 20% de su vivienda al desarrollo de la actividad. Para saber qué cuantía se puede desgravar María, calculamos de la siguiente manera:

400 x 0,20 = 136 | 136 x 0,30 = 40,8

Gastos deducibles del autónomo teletrabajador

Voy a ir hablando de la mayoría de gastos que puedes deducirte y otros que, como he hablado en esa introducción sobre la sentencia del TSJ de Madrid, son más complicados. Allá vamos.

1. Vivienda

Lo primero que se te viene a la cabeza para deducir es la vivienda, ¿verdad? Si trabajas desde casa lo lógico es que, al igual que alguien que trabaja desde un local, tengas derecho a hacerlo.

Pues bien, este es el punto que da menos problemas a la hora de deducirse. Aun así, lo que te puedes deducir depende de si estás en una casa alquilada o en una en propiedad:

  • Casa en alquiler: puedes deducir el porcentaje de la vivienda que utilices para tu actividad. Por ejemplo, si pagas de alquiler 400 €, la casa tiene 100 metros cuadrados y tú utilizas 25, podrás deducirte 100 € de ese gasto (25%). Debes pedir a tu casero que te realice dos contratos de alquiler, uno como vivienda habitual y otro como centro de trabajo.
  • Casa en propiedad: puedes deducir los gastos de la comunidad, la amortización de la casa, los intereses de la hipoteca, el seguro del hogar y todos los impuestos relacionados con la propia casa.

Sobre este tema solo hay un pequeño inciso y es que rara vez se hace un contrato de alquiler con IVA. Por lo tanto, si eres autónomo y estás de alquiler solo podrá deducir tu parte del alquiler en términos de IRPF.

2. Suministros

Los gastos de luz, agua, gas, teléfono e Internet son el gran dilema del autónomo que trabaja desde casa. Como te he mencionado antes, este temita trae cola. Toma nota.

En primer lugar, para que puedas deducir gasto de autónomo en concepto de suministros, tendrás que asegurarte de que los recibos están a tu nombre. Debes ser el titular de las facturas o no podrás desgravar nada.

Según Hacienda, hasta la resolución del TEAC, para poder deducir gastos de suministros como autónomo que trabaja desde casa, tenías que poder “separar” el gasto que está afectado a tu trabajo y el que genera tu hogar por la actividad personal.

Eso significa que, por ejemplo, para deducir la luz tendrías que tener dos contadores. Algo completamente irreal y con lo que casi ningún autónomo cuenta hoy en día. Y no digamos ya con el teléfono o Internet, cuando la ley deja caer que tendrías que tener dos líneas distintas para poder deducirte el gasto.

Sin embargo, como te he explicado antes, en la actualidad es totalmente factible deducir gastos de suministros como la electricidad, agua, internet e incluso el teléfono. Están en una línea muy delgada entre lo que Hacienda permite y lo que no.

En vistas del panorama actual, si lo reflejas adecuadamente en el modelo censal 036, podrás desgravar en concepto de IRPF hasta un 30% de los gastos deducibles de suministros, sobre el % de tu vivienda afecta al desarrollo de actividad.

Un trabajador autónomo cuya vivienda tiene 90 m2 y emplea el 15% para la explotación de su actividad,
podrá deducirse un 5% de los gastos deducibles en suministros, el 30% del 15%

3. Otros gastos

Aparte de estos gastos, puedes deducir todo lo que esté relacionado con tu actividad como software, servicios profesionales, productos necesarios para tu día a día y compras de material.

Por ejemplo, si trabajas desde casa y necesitas comprar un ordenador, impresora, ratón, webcamo teclado, entre otros, puedes deducir ese gasto. Siempre que tenga que ver con la actividad, ya sabes que puedes incluirlo como tal.

Eso sí, lo que no puedes hacer es comprar 12 portátiles en un año, 7 impresoras o 15 ratones. Al igual que con los suministros. Si no viene una inspección no pasará nada, pero como tengas que justificar la compra de un portátil al mes… preveo la cosa oscura como un cenizo.